Gilberto Esparza terminó sus estudios de Artes Plásticas en la Universidad de Guanajuato y actualmente vive y trabaja en San Miguel de Allende, trabajando con un proyecto sobre aguas contaminadas, en ríos cercanos a la zona -el siguiente artículo es una reseña de sus trabajos, los cuales tratan problemas medioambientales-.

Como traer algo de la ficción a la realidad, es lo que  refleja la obra de Gilberto Esparza, quien trabaja en los entrecruces del arte, la tecnología y la ciencia, produciendo robots híbridos, mitad planta mitad máquina, sugiere la posibilidad de la regeneración en el desgaste, la vida artificial desde una mirada precaria y antropomórfica; utilizando tecnologías emergentes y materiales reciclados; nos evoca una visión post-humana; además de ser una crítica al  atrofiamiento global funciona como parteaguas para nuevas aplicaciones de dichas tecnologías.

A través de gestos sutiles ha generado organismos artificiales autónomos que asemejan quimeras; empezando por sus parásitos urbanos (2006) que son robots que se alimentan de la energía que produce el ser humano; creados a partir de desechos tecnológicos, estos seres se internan en la urbe para integrarse como un parásito y ser totalmente autónomos, intervienen mediante su presencia y emisiones sonoras.

Parásitos urbanos nos muestra la sutilidad con la que Gilberto trabaja, nos sugiere aproximaciones tenues al uso del conocimiento sobre materiales de bajo presupuesto, lo cual lo convierte en un cuestionamiento a la producción de alta tecnología, a la vez que parecen seres de otra dimensión, son posibilidades físicas y reales, que dejan el terreno de la representación para interceder el contexto y de algún modo integrarse como vidas artificiales.

 

Las biomáquinas creadas por Esparza son aproximaciones a problemas medioambientales, que miden el impacto de la actividad humana; tal como lo propone con sus “plantas nómadas” (2008-2013)  las cuales son robots híbridos creados a partir de varios organismos que viven en simbiosis para integrarse en contextos contaminados, están compuestos de un planta orgánica, celdas de combustible microbianas y un sistema robótico.

Estos seres antropomórficos transforman las colonias de bacterias extraídas de las aguas residuales que toma; procesandolas con sus celdas, esta encaminada a reparar en pequeñas proporciones los daños causados en el entorno; este proyecto es a su vez una investigación sobre los sistemas de producción y sus consecuencias, además de adaptarse a su entorno estos organismos restituyen la energía que dispone de la tierra, ya que produce oxígeno.

El uso de celdas de combustible microbianas, que es un dispositivo de tecnología emergente que utiliza microorganismos para convertir la energía química presente en un sustrato en energía eléctrica; hace que la obra de Gilberto proponga en la aplicación de esta tecnología, propuestas que responden de forma directa a la crisis energética y la disponibilidad de agua no contaminada.

Otro de sus proyectos es “plantas autofotosintéticas” (2015) es tal vez el proyecto que hace más nítida su intervención a la sociedad, tras haber recorrido personalmente varias zonas de aguas contaminadas y tomar muestras, Gilberto se percata de dicho impacto en lo social, pues conversa con gente de los lugares que recorre conociendo sus historias. Gilberto Esparza además se cuestiona como transformar el espacio urbano en un laboratorio. Este último proyecto consta de 12 módulos con celdas de combustible microbianas, conectadas a un centro o núcleo en donde se encuentra una especie de planta acúatica, alimentada por un sistema regulado por la energía sintetizada de las muestras de agua contaminada depositada en los módulos. Esta obra fue ganadora del premio Prix Ars Electronica 2015 en la categoría de arte híbrido.

La obra de Gil Esparza nos arroja a una visión en donde la diferencia entre lo vivo y lo inerte se borra, sin embargo se convierte en una propuesta crítica, al cuestionar los límites del consumo humano, y nos hace reflexionar sobre nuestra condición caótica por el impacto tecnológico industrial.

Estos tres proyectos son parte de los últimos 10 años de la carrera de Gilberto Esparza, los cuales presentó recientemente en la exposición que lleva por nombre “Cultivos”  en el Laboratorio Arte Alameda (LAA) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en la ciudad de México D.F.


METAFILE

Período de Documentación 2017-2018. LOS MEDIOS INESTABLES DEL ARTE EN LA HIPÉRBOLE NEOLIBERAL

 

fon-1

PDF Creator    Send article as PDF   
Share.

About Author

Surge de la necesidad de entablar diálogos e intercambios entre comunidades específicas en una plataforma para colaboradores provenientes de diferentes contextos, con la intención de crear un archivo en común que nutra las metanarrativas de sus entornos. (Si esta interesado en saber la autoría de alguno de los artículos publicados en la plataforma puede ponerse en contacto con nosotros en el correo: mmmmetafile.net@gmail.com)

Comments are closed.