Buscar la ruta 

Una tarde, recordando el año entrado de 1993, fueron días en que los navegadores no eran más que un sueño en los  dedos de UM. Se encontraba echado de espalda sobre su silla lamiendo la computadora.  Era un tiempo en el que la única forma de organizar toda la información era a través de directorios. Su habitación, un lugar en que abrir y cerrar ventanas mediante varios clics en la web, le permitían acceder a una especie de directorio Amarillo de internet.

 

 

15:01h. No estaba pensando. Mi laptop está en un pequeño escritorio, rodeada de libros y folletos. Los  datos circulan en un río de bits en desorden, el mouse gira 360° volviendo al punto de control,  el tiempo en la red fluye como un rio que está a punto de desbordarse. Sobre una de las paredes cuelga un dibujo de un fanzine, que me recuerda a los fondos psicodélicos, los GIFS precarios, a los 90´s, pues todo en esa imagen me hacía pensar dar un clavado en las aguas dimensionales de la red, ¿cómo se constituye ahora el tiempo?, me pregunto.

18:35h. Ok –pensó- ¿y si voy al OXXO a olvidarme de todo esto? No es posible, por el momento, como periodista en la sección cultural escribo de arte contemporáneo, no me puedo desconectar, después del boom de los navegadores en el 97; tendrá el arte otra conexión y velocidad, se volverá una herramienta principal para su circulación; la web se comporta de forma gaseosa.

20:25h. Mis ojos buscan la última actualización, una herencia que arrastro de la vanguardia, ir hacia el frente, que es lo que aparece primero en la pantalla, mi actual estado no me permite adoptar otra postura. Cierro la pantalla, cierro los ojos, para no seguir mirando aquella cantidad de creativos publicando post, imágenes. Ese mareo… siento en las yemas de mis dedos un dolor punzante que no había sentido

¡Que pesada es la profesión que he elegido! -publico en la cuenta- siempre atado al dispositivo, las preocupaciones son muchas cuando se está conectado, por no hablar de la molestia de “visto”, estar pendiente a las publicaciones, eventos, a la mala comida china, irregularidad del trabajo, relaciones en espera.

¡A la chingada con todo!

18:13h.  Los párpados me duelen. Me estiro en la silla, la espalda y el culo me duelen por la mala posición. Abro los párpados y veo que las yemas están cubiertas de un líquido pegajosamente azul, intento retirarlo pero eso  me produce mareos

2:15h. Estoy enloqueciendo, de tanto madrugar – publico en la cuenta-  No duermo lo suficiente, por revisar la documentación del arte que está siendo producida y publicada hora tras hora; imágenes, textos, video, registro tras registro se enlistan para ser visto y calificado. Sin la necesidad de hacer un recuento histórico de lo que sucede con toda esa información. Debería de hacer público todo lo que pienso.  En cuanto tenga reunida la cantidad necesaria para pagarle a mis padres y amigos –unos 3 años todavía- escapare de esta ciudad. Pero por el momento, dormiré en el sofá, mañana la primera publicación deberá estar lista a las once.

13:02h. ¡FUCK! – sus ojos se retuercen al ver la hora – ¡Tres horas tarde!, ¿cuantas publicaciones perdí? La cantidad de vistas iba a disminuir, los correos y mensajes privados se habían acumulado, el texto aún no esta listo, falta copiar y pegar las imágenes editadas, y corregir redacción.

 13:20h. No puedo levantarme estoy adherido al sofá, siento una red de cables en el rostro, algo me nubla la mirada, para levantarme necesito de mucha concentración, y de nuevo ese líquido pegajoso sobre las manos.

14:15h. Alcanzo el escritorio, me siento y abro la pantalla, mis dedos se adhieren al teclado  y el rostro se oprime a la pantalla, las órbitas miran los bits en primera fila; los primeros portales se forman en cuadriculas que se desplazan hacia abajo a cada parpadeo.

21:10h. Estas palabras me recuerdan a un post que leí hace poco “No es el uso de la red una lucha de clases sociales, es una lucha de likes/seguidores en potencia de ser calculado y visualizado. Más que de individuos, son los relatos de grupos, páginas, perfiles web, donde posiblemente un programa, o spam, parece tan real que nos sigue y los seguimos, podemos estar en un momento en que nosotros somos los intrusos, tenemos que volvernos una imagen, una palabra, un archivo, un programa.”

01:24h. Con los ojos planos a la pantalla, Abro una ventana y escribo; Este modo de navegar, es la causa de que todos sean proveedores de contenido, para google, las redes sociales, ¿cómo quieres aparecer? como imagen, como texto, como palabra, el buscador encontrará toda la información que por defecto sea pública para todos. En los navegadores no eres nada si apareces sólo una vez, es necesario la repetición; afirma la existencia de algo, al mismo modo que pierde información o se altera, los archivos en ese caso aparecen de distintos modos: recortados, editados, con buena o mala resolución a tu pantalla.

11:40h. Retrocedo del escritorio, me siento empujado por una fuerza invisible, pero los dedos no se separan del teclado, las actualizaciones no han permitido cargar los datos, – publica en su cuenta – ¡AYUDA! – estoy fatigado, siento que me estoy ahogando en un océano de datos, con los datos, sin conseguir descifrar una gota de información, pierdo  cuerpo.

    Unas horas después…

15:22h. Oigo en la habitación las notificaciones multiplicándose, los dedos están en automático, buscando, abren y cierran ventanas. Mi rostro pegado a la pantalla, ve de cerca los datos; se disfrazan de imágenes, pretenden ser copiados y dispersados con los clics de mis dedos.

17:09h. Los pensamientos se agitan en mi mente, mientras, pegado a la pantalla, ahora miro la inclusión y exclusión de los navegadores, “aviones jumbo de datos”. Los procesos de selección se arrojan, con los más adecuados resultados para cada usuario. Me aprisiono en esta comunicación interceptada.

18:43h. Publica en la cuenta- ¿hay espacio fuera de nuestra pantalla?

El orden de las imágenes

<<Habían transcurrido unos meses de aquella serie de acontecimientos, así que su jefe y amigos, no se sorprenden de ver tantas publicaciones de él. UM se encuentra inmóvil mirando por las ventanas, la producción de valor de los participantes en la web2.0  relaciona quien aparece primero en el buscador, las primeras páginas, la primera lista, al frente, después de estos meses el  buscador es “más inteligente”, facilitando la búsqueda en su trabajo>>

12:15h. Es el ruido de las imágenes, me quiero esconder debajo del teclado, detrás de la pantalla. Aquí sucede algo, sospecho, veo ESO, una imagen que no es lo que aparenta, su procedencia, lo que oculta, lo que no puedo ver, que nos guarda, o hacia dónde quiere llegar, cambia de escala, formato, peso, ¡¡muy rápido!! logra desplazarse sin ser vista entre las circulación de datos, pasa inadvertida, como aire entre las cosas. los datos se ponen en un estado de alerta.

12:31h. Me estremezco, al ver la velocidad con la que trabajo ahora, la percepción de los patrones dentro de los datos no están aleatoria, de manera automática creo conexiones y soluciones. Me viene a la memoria, ESO que se hacía pasar por imagen. Otra vez ese mareo… asumo que quizás estoy teniendo apofenias, dudo de mi.

14:03h. ¡Esta silla incomoda!, el cuerpo no responde, los dedos rozan el borde del teclado, sin separarse, ese líquido que brota de mis dedos a invadido casi toda la habitación, solo la pantalla está limpia. De la pantalla surge ruido y señales de notificaciones del historial no revisado.  Por otro lado intento limpiar esta materia pegajosa.

14:24h. Se pregunta – ¿A dónde va la basura red, que nadie quiere ver, que está ahí circulando? Han perdido su referente, su signo. Es entonces, que me doy cuenta que los datos se han materializado ¿Es eso, entonces esa sustancia? la memoria caché que rechace; todo el tiempo estuvo aquí.

16:59h. ¿Dónde está mi café?, ¿Debí de haber trastornado mi mente en estos meses? De otro modo no podía explicarme esto, o quizás estas entidades están lejos de ser meras alucinaciones, son sueños; crisis de la imaginación por la cantidad de datos que he consumido, los interpreto como condensación de estados por la relación actual que tengo con la web, el arte se volvió un plasma plano, ¿soy otra imagen .jpg operando en red?, repitiéndome, una visión en bits. ¿Quería esto? ¿Y ESO, que se hacía pasar por imagen que era? mis navegadores no encuentran nada.

13:13h. Pasan los días. Mi vida doméstica se redujo cada vez más, compensada por la velocidad infinitum del internet. En otros tiempos;  el trabajo se desempeñaba en ir a los sitios, ver, tener la experiencia con el objeto, dialogar con las personas, tomarme una cerveza, seguir la discusión. Sin embargo, aquí sentado, mirando hora tras hora la pantalla, la experiencia es otra, mis ojos se han adaptado a visualizar el inconsciente de las redes: imágenes imitando usuarios, buscadores vigilando constantemente los movimientos oculares, seguidores, preferencias, especulaciones ópticas se actualizan con el inconsciente colectivo del trabajo inmaterial de cada usuario.

16:23h. A veces pensaba que la luz se cortaba  y todo llegaría a su fin, y que me encargaría de nuevo, como antes, de todo… El apetito ha vuelto, hace tiempo descubrí que comer esta cosa pegajosa y azulada, que invadió toda la habitación; el spam, era de algún modo devuelto al mundo inmaterial de la red, a través de este cuerpo conectado. Al moverme lo suficiente para poder alcanzar los restos, las paredes, piso y techo estaban cubiertos, la sustancia si se acumulaba se comportaba como polvo, suciedad y desperdicios que se amontona en los rincones. No morir por inanición, mi cuerpo aun respira, con un pulso normal, la sangre en algunas zonas como las piernas, no circulaba por la postura en la silla, pero los dedos tenían un buen ritmo en el teclado.

17:20h. Por momentos olvido esta condición, y mi mente se mezcla con datos de tiempos olvidados; pero ninguno podía ayudarme. Me siento aliviado cuando consigo apartar recuerdo. Luego, recuerdo ESO.

17:42h. Piensa – Es quizás una variación de las otras; con el tiempo he visto que algunas imágenes desencadenan situaciones miméticas y provocan que los usuarios quieran parecerse a ese producto representado. Es posible que ESO, fuera de ese tipo…

03:30h. Se fue la electricidad, todo se apaga, me desvanezco sobre el escritorio,  mis ojos no saben dónde mirar, con los brazos extendidos, como si las fuerzas me abandonasen, quedo ahí sin movimiento.

Se desmayó.

04:00h Era la primera vez que algo así sucedía después de la transformación, mi mente está perdida, no sabe cuál es la ubicación. ¿Qué ha pasado?, reina un silencio, no hay más remedio que esperar, No puedo moverme, estoy desesperado.

4:20h. Antes del apagón, apenas podía tener los ojos cerrados, temía que si parpadeara perdiera alguna imagen, no ver lo que sucediera, los cambios de estado. ha pasado un rato. Veo algo… una sombra, ruido que no se prolongaba mucho, siento temor, sin la posibilidad de moverme, podía ver los bits lanzarse uno tras otro, aunque sin acertar a algo legible, rodaban como electrizados tropezando uno con otro. Algunos, rozan como navajas mis ojos, con mayor precisión se amontonaron algunos, ahí pude identificar algo. Aunque lo cierto, era que tampoco en el estado anterior podía confiar mucho en las imágenes. Todo es plano, si no invisible.

23:36h. Veo algo, ESO -piensa- esa imagen que había visto anteriormente, mientras navegaba, es ¿Mi imagen negativa?.

Comprimido

<<Hace tiempo que la pantalla era un desdoblamiento del espacio de la habitación, aquí los objetos flotan, son mirados, públicos, cambiaron en su condición material. La materia pegajosa, ese spam, mientras se acumulaba en el espacio, iba contagiando, las cosas materiales; muebles, libros, sabanas, ropa, se habían comenzado a comportar como en la red: información dañada, comprimidos, perdiendo resolución, repitiéndose cada vez que algún objeto era usado como la silla, esa silla incomoda estaba por todas partes de la habitación. Sin el apagón, UM no hubiera notado nada de esto, su cuerpo era casi plano, se miraba recordando los retratos de Giacometti>>

10:39h. Con el ultimo resto de conciencia –  Abro bruscamente las ventanas, los archivos guardados escapan, los bits saltaban por toda la habitación, perdiendo el camino uno tras otro, al caer en un soporte lo invaden, desmaterializandolo. Persigo a mi imagen en negativo, ¿Cuánto tiempo había gastado en la web? Con la cantidad de publicaciones, y participación, los navegadores han producido una imagen negativa de mi, es decir; ESO, era esta cosa que estuvo parasitandome durante todo ese tiempo, alimentándose de mi información, memoria, cuerpo.

14:23h. Tengo miedo,- en silencio – miro fijamente al teclado, con los ojos secos.

14:28h. Cada vez tengo más pérdida de datos por lo que sucede, mi cuerpo es tan plano como una hoja, mis ojos están a punto de salirse de sus órbitas, los dedos eran lo único que por el uso seguían casi sanos. No había forma de que ESO, desapareciera, pues soy ¡YO!; estaba siendo comprimido con cada actualización reciente de su propia producción de imagen. Cada vez necesita menos del cuerpo que habito; esta imagen esta auto produciéndose, ESO; una imagen negativa, una imagen narcisista, que produjo una vida en un paisaje global conectado.

15:29h. Miró alrededor, como esperando algo. Y, efectivamente, veo como esta imagen negativa manifiesta distintas estructuras. La imagen puede cristalizar mis datos en distintos formatos, transformarlos en copias obsesivas. Voy a descansar, la profunda inclinación de mi cabeza, demuestra que estoy condenado a la pantalla.

15:40h. La imagen negativa se apodero de todo; datos, sonidos, imágenes, están haciendo de forma rutinaria más allá de las pantalla un estado diferente de la materia, el trabajo que hacía. No puedo respirar bien, con los ojos extraviados, escupo más materia pegajosa llena de spam. Toda la habitación se desmaterializo en la pantalla, se contrae y se expande, se estanca, se llena y vacía de datos.

Unos meses después…

<<Las publicaciones siguen, la cantidad de notas, imágenes capturadas, citas a vínculos web. Lo cual permitía que los colegas de UM no sospecharan de su ausencia en el mundo, pensaban que era ya un loco friki del internet, que entendía las nuevas formas de trabajo inmaterial de la web, por un tiempo era muy seguido, pero ahora están obstinante que lo consideraban más un spam que invade sus muros de imágenes, notas, likes, comentarios, hashtags, email, que se repiten infinitamente>>

Una tarde, sus ojos fríos y cristalizados miran la pantalla, hay un cambio en la actitud de los usuarios:

“Esto es absurdo, si ustedes no lo quieren ver, yo sí. Ante esta cuenta, no quiero ni siquiera pronunciar su nombre, y por lo tanto, solo diré que debemos librarnos de él. Varios de nosotros hemos comenzado a replicar su actitud en la web. Cuando hay que trabajar como nosotros trabajamos, no se puede soportar esta presión, sin la posibilidad de tener su alcance, es una sobreproducción de trabajo”

“Si al menos nos comprendiera ☹ – tal vez pudiéramos llegar a un acuerdo con él. Pero en esta situación”

“Tiene que irse, no hay más remedio, basta pensar en desechar la idea de que se trata de Cris UM.  Si fuera el, hace tiempo hubiera visto que es imposible seguir su ritmo, que esa sobreproducción lo está invisibilizando, nadie quiere ya saber de él”

“Ha querido apoderarse de la red, y dejarnos fuera de la pantalla”

22:47h. ¿Y ahora?,  – Se pregunta mirando la pantalla – ¿qué sucederá cuando esa imagen negativa deje de ser vista? Cientos de personas comenzaron a eliminar, bloquear, denunciar a ESO de las redes.

22:23h. Comprendo que no puedo moverme en absoluto. Duelen los ojos, no me sorprende terminar así los días. ESO, que se manifiesta como mi imagen, lo había conseguido, me transformó en una superficie plana incapaz de poder soportar el propio peso. Ya no recuerdo mucho… la resolución poco a poco se agota, y pensaba que, por último, finalizaría. Estoy, si cabe, aún más convencido de que desapareceré  junto con esta imagen negativa.

23:28h Siento los ojos en un estado suspendido, de insensibilidad, el reloj daba casi las seis de la tarde. Todavía puedo mirar el historial de búsqueda que se había producido durante todos estos meses. Se caen mis ojos.

A los días siguientes, cuando sus seguidores, notaron su repentina desaparición de la web, se comentó durante días el caso, algunos propusieron alguna averiguación, sin embargo, nadie hondo mucho en la situación.  El cuerpo de UM aparecía, ciertamente, completamente plano y seco. Su computadora parpadeaba en la oscuridad de la habitación, suspendida, después  de la falta de actividad, automáticamente comenzó a cerrar las ventanas, archivos, e imágenes, guardando y ordenando los pensamientos. Estaba finalizando.

Un año después…

Algunas personas seguían recibiendo mensajes  en la bandeja de entrada incomprensible de UM, lo consideraban una cadena, spam, un residuo de la información que publicaba meses atrás; eran memorias, imágenes, notas, de la producción de aquel año, que impulso durante ese tiempo activo.

Ahora archivo fantasma, ESO, se cuelga de los nuevos anuncios de estética aumentada.

Israel Urmeer vive en la Ciudad de México. Estudió la licenciatura de artes visuales en la Facultad de Artes y Diseño (2011-2015), ha cursado seminarios en Campus expandido MUAC y CENART.  Es integrante activo de Biquini Wax EPS y co-fundador de GAMA. Explora distintos medios, plataformas y superficies de producción y exhibición. 

 


METAFILE

Período de Documentación 2017-2018. LOS MEDIOS INESTABLES DEL ARTE EN LA HIPÉRBOLE NEOLIBERAL

fon-1

Free PDF    Send article as PDF   
Share.

About Author

Surge de la necesidad de entablar diálogos e intercambios entre comunidades específicas en una plataforma para colaboradores provenientes de diferentes contextos, con la intención de crear un archivo en común que nutra las metanarrativas de sus entornos. (Si esta interesado en saber la autoría de alguno de los artículos publicados en la plataforma puede ponerse en contacto con nosotros en el correo: mmmmetafile.net@gmail.com)

Comments are closed.