“Si alguien tiene un hijo rebelde que no obedece ni escucha cuando lo corrigen, lo sacarán de la ciudad y todo el pueblo lo apedreará hasta que muera”

Deuteronomio 21:18-21

Life of Bryan (1979)  película de Monty Python que satiriza el evangelio, retrata  el episodio de la lapidación de un anciano que osa a mencionar el nombre de Yahvé. En el preámbulo al apedreo  un vendedor ambulante  ofrece piedras de distintas formas y tamaños. Aerodinámicas. Ideales  para acabar eficazmente con el blasfemo. Si bien en el antiguo judaísmo la piedra era concebida como una extensión prostética del poder, un sólido a impactarse en la corporeidad de aquel que transgrediera las leyes del Torá,  en la actualidad esta misma herramienta adquiere otra connotación al ser utilizado como proyectil; es el arma de los indignados, la defensa de los desposeídos. Aquello que infantes palestinos lanzan contra los tanques sionistas, un ataque desde la precariedad contra el poder.

“La Piedra Perfecta” es un proyecto de investigación, realizado por Antonio Bravo en conjunto con nueve especialistas de distintas áreas, que “utiliza la metodología del diseño industrial para encontrar el  proyectil ideal para ser utilizado en una situación de  conflicto entre dos grupos opositores”. La piedra, entendida como  un arma de contusión arrojadiza de mano es una herramienta comunicativa, una forma de expresión arcaica: a mayor contacto físico, más primitivo el asunto.  La investigación es ecléctica, pues aborda desde la ingeniería hasta la medicina, reflexiona sobre la revuelta, la violencia, la comunicación, el cuerpo. El resultado de la misma va desde el proceso de investigación hasta la fabricación de distintos prototipos de proyectil, realizados en plastilina por los involucrados y después tallados en piedra como producto final. Se involucran  individuos diversos desde de un maestro en ingeniería estructural hasta un niño de diez años.

El trabajo de Antonio Bravo es consistente pues la investigación es sólida, no se limita a la opinión, sino que profundiza a través de un método científico, así llega a la concreción de su objetivo. Comprueba su hipótesis a través de la experimentación, hace pruebas innumerables, nos remite a un contexto específico. No habla en abstracto, pues hay una búsqueda comprobable, sustentada por datos concretos que investigan la arquitectura idónea de un objeto hecho para atacar. Es la paradoja de la sofisticación de lo precario a través de un método  preciso.

Como él mismo refiere: “La relación y equilibrio entre ergonomía y aerodinámica es la cualidad que proporciona al usuario del proyectil una mayor confianza y certeza de victoria”, he ahí la importancia  y  la carga simbólica en el hallar una Piedra Perfecta.

 

PDF    Send article as PDF   
Share.

About Author

Comments are closed.