“Las imágenes están heridas y dañadas, como cualquier otra cosa en la historia”

Hito Steyerl.

Mientras en los cincuentas el telereceptor era en México un lujo de pocos; tras su acelerada popularización, tiene rato que su programación está hecha con el próposito de alienar a la clase trabajadora, así lo asumía el Tigre Azacárraga al decir: “México es un país de una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil.” Hoy por hoy no podemos hablar del predominio de la televisión en los medios de comunicación, pero si de la producción de visualidades desde la ideología de mercado. Desde la virtualidad, las imágenes se mediatizan como evidencia del mundo, un vistazo y: ya sabes qué pasó en tal o cual lugar del mundo, cómo es aquello que desconocías, qué color de piel corresponde a qué persona… las imágenes se manifiestan como producto de un aparato control, generador de parámetros sociales y apariencias: la dictadura del algoritmo.

Tras la creación de la World Wide Web, la proliferación de imágenes invadió la cotidianidad, aunado a las cámaras de vigilancia, los dispositivos móviles, y las tecnologías de la información como las redes sociales. Y es que la red también es un espacio de batalla entre el Capitalismo Cognitivo y la Economía Social del Conocimiento, entre la privatización de la información o su liberación con propósitos democratizadores. Mientras a través de Internet se ha difundido información clasificada sobre crímenes encubiertos por aparatos de inteligencia gubernamental o redes de evasión fiscal; a través del mismo también se ha dado paso una “bioeconomía basada en la valorización capitalista del general intellect” [1], que reproduce las jerarquías dominantes dentro de la maquinaria algorítmica. Y es que en el capitalismo cognitivo, el flujo natural de las imágenes es el de las relaciones de poder existentes: refirmando sistemas coercitivos y jerarquías de clase y raza en la sociedades de consumo. Tal como demostró la conferencia dictada en 2016 “Tiranny of algorithms? Predictive Analytics and Humans Rights” donde la policía de Nueva York reconoció el sesgo racial y racista producido por sus algoritmos de predicción del delito.[2]

He ahí la pertinencia por –antes de sucumbir a la automatización del sentido– preguntarnos qué imágenes consumimos, cómo concebimos al mundo a través de éstas y qué métodos  en la creación de imágenes  ( y distribución de las mismas) nos hacen agentes activos de la historia, o al contrario, replicantes pasivos de las relaciones de poder dominantes.

Proyecto Televética es una plataforma que, desde 2012,  a través de proyecciones y manipulaciones a distancia, construye una  especie de atlas atemporal, un compendio de detalles de la comunicación en red que pone énfasis en la distribución de las imágenes, y la manipulación de éstas a través de eventos, redes, dispositivos y plataformas virtuales. Proyecto Televética se manifiesta como: Espacio Desestabilizador. Indice mental. Espacio discontinuo. Explorador virtual. Comunicados Rizomáticos. Estructuras abiertas. Espacios alterados. Variables. Alienaciones. Estructuras cíclicas. Alteraciones mentales. Informaciones inter-personales, inter-espaciales e inter-temporales…

1

Instagram Proyecto Televética

Buscando la transformación del discurso visual a través de la reconfiguración de la imagen y su aparición en el ámbito comunicativo –vía la transmisión pública– al proyecto le interesa hablar sobre la construcción de economías en torno al objeto…y el valor o la importancia de la imagen (o por qué importa la imagen virtual – digital) o no….y cómo se asignan valores de todo tipo a estas…

2

Instagram Proyecto Televética

Y así mientras dentro del capitalismo cognitivo, la dimensión política de la imagen (y la comunicación) es regulada por la dictadura del algoritmo, la politización de la misma en función de una crítica a la economía afectiva dominante  implica una tarea de vital importancia para la conformación de resistencias culturales desde el ámbito visual.

____

[1] Tal como menciona Andrea Fumagally, en  “Bioeconomía y capitalismo cognitivo: Hacia un nuevo paradigma la acumulación.

[2] ‪Este caso es mencionado por  Mateo Pasquinaelli en su ensayo  “Encefalización anormal en la era del aprendizaje-máquina”, como uno de tantos ejemplos que ponen en evidencia que la inteligencia artificial es  sociomórfica , o sea , que “refleja la inteligencia social, para controlarla”

PDF Creator    Send article as PDF   
Share.

About Author

Comments are closed.