La ficción política se articula mediante promesas que  jamás llegan a cumplirse; el complicado entramado de lo social que esto desemboca genera crisis, son maniqueísmos heredados de otra época y siguen muy latentes en la actualidad; para cualquier ciudadano capaz de distinguir entre mentira y verdad hay una capa tan delgada que ya está fracturada,  es en la diferencia misma de esas dos latitudes donde el poder  se reproduce cambiando de lugar,  disipándose, velándose ante nuestra mirada; pese a ello hay que abrir una brecha que  nos permita interpelar el acontecimiento sin lastimarnos, pues esta realidad no puede ser ignorada en términos de representatividad, hay que hacer un esfuerzo por entender nuestra frágil posición en el mundo.

 Tierra y Libertad

Este lema es un gesto del  poder, es ahí donde se materializan  enunciados que aluden a la precariedad,  que ajustan a lo social, que son reivindicadores y emancipadores,   tal es la frase de “Tierra y Libertad” esta fungió de premisa para sellar parte del deseo social de posesión, de empoderamiento, la tierra es el elemento más necesario, pues de ella nos servimos para sobrevivir, pero todo esto pertenece sólo a unos cuantos, por tanto nuestra condición es una continua espera, la libertad esta ficcionada y mediatizada, cuando realmente este espacio podría ser de todos, la mayoría no tienen la posibilidad de asirse a su entorno.

Este lema se convierte en un absurdo al observar la condición precaria en la que vive la mayor parte de la población de nuestro país, así como la represión que sufren  casi todos los sectores, en esa vía muchas son las producciones que funcionan como un desensamble crítico a las dinámicas de  la política, en  la  propuesta Tierra y Libertad de la serie Historia de Latinoamérica, Iván Puig hace referencia a la frase de Flores Magón, desde la noción de “territorio” propone una fractura paradójica que cuestiona el trato de la tierra,  mediante una máquina que la empaqueta, nos propone la condición industrial-comercial de la misma confrontada a la visión indígena, la cual dice que la tierra es de todos, pone en entredicho el discurso oficial satirizándolo.

Dos máquinas realizan un ciclo de empaquetamiento, una dosificadora de materiales arroja tierra en pequeñas cantidades de 25grs a vasijas rojas y mediante una banda éstas  la trasladan para después vaciarla  en bolsas de celofán transparente para luego ser empaquetadas, al final son etiquetadas con el lema de Tierra y libertad, y quedan como producto comerciable. Puig plantea una reflexión sobre la propiedad de la tierra y su uso, investiga diferentes aspectos relacionados al estudio de las condiciones sociales, la cantidad de tierra que es empaquetada es también una metáfora a la repartición estratégica con la que se divide el terreno en las grandes urbes, donde la compra-venta del territorio,  de cada rincón, lleva a la comercialización de espacios que naturalmente y que bajo la lógica no poseen las suficientes cualidades para ser habitados, en la reducción o división microscópica del territorio, la promesa de tierra y libertad se oscurece.

Dado las formas en  las que se puede obtener un terreno, el endeudamiento es el modelo en el que opera el dispositivo de control del sistema, Tierra y Libertad es una máquina que plantea una visión crítica pero además nos invita a comprender el por qué nuestra condición social tiene un trasfondo comprometido en esta alusión, a dicha fractura. El manejo del territorio es una de las estrategias del  poder político,  es donde efectúa gran parte de sus operaciones, el crecimiento de la población y el desarrollo mismo de la vida se conectan con este hecho, además invita a cuestionar las condiciones y los derechos sociales de nuestro tiempo, donde apenas esbozan un gesto ilusorio que hay que interpelar  para poder confrontar dicha problemática y tomar un punto de partida para asimilarnos como ciudadanos de un territorio, de una nación democrática que está constantemente en pugna consigo misma, en una ficción de la política.

Tierra y Libertad de Puig nos sugiere un mirada tras el velo, una operación maquinal, donde el desplazamiento de la tierra hace alusión directa al manejo de nuestra condición de posesionarios, donde el endeudamiento es parte crucial para el proceso de comercialización de la tierra, a la repartición del territorio, que nos enfrenta a dos concepciones distintas de la misma situación, por una parte la capacidad de empoderarnos de lo que en teoría nos pertenece y por otra la condición de control en la que verdaderamente nos encontramos, la serie de Historia de Latinoamérica de Puig es del todo controvertida, piezas como Líder de opinión entre otras, confrontan condiciones sociales de la crisis y los  medios.

Puig hace una sátira al poder, al modo en como éste se produce. Esta máquina es un detonante que evidencia las grietas del sistema, es una propuesta que ahonda y ejemplifica en cualidades matéricas que abogan un desasosiego en una búsqueda por la identidad, funcionando de cortocircuito, es un conjunto de máquinas que muestran la condición industrializada con la que se tapiza el fondo de los desplazamientos sociales, renunciando a la posibilidad de indiferencia, nos propone indagar y dudar de las operaciones del poder en curso, trasladando esta narrativa al desplazamiento mismo de la banda, al acto mismo de empaquetamiento.

La obra de Puig aborda problemáticas sociales, tales como la pobreza extrema, la políticas culturales, la educación pública cuestionando el discurso oficial, su propuesta opera desde la creación de dispositivos e hibridación de soluciones, haciendo de su trabajo una apuesta compleja de interpretar; trabaja escultura, multimedia e instalación, así como foto registro, se planta desde lo procesual, donde los materiales se reconvierten para ser reciclados y llevados a otros soportes, su obra es considerada como polémica, bajo una intención de transformación y concientización.

Muchas de sus piezas exponen contradicciones que son indicadores críticos, trabaja la  manufacturación y está en pugna con la  obsolescencia de la tecnología, su obra es cuestionadora, usa el sarcasmo y la ironía, y mediante el elemento de la sorpresa nos presenta paradojas, mediante efectos sutiles que tienen la capacidad de evocar, suscitar. Proveniente de la escuela de Artes Plásticas de Guanajuato, además tiene estudios en la politécnica de Valencia y en la universidad Laval en Québec, su obra ha sido reconocida internacionalmente y ha participado en importantes festivales de arte alrededor del mundo tales como ARCOmadrid, entre otros.


METAFILE

Período de Documentación 2017-2018. LOS MEDIOS INESTABLES DEL ARTE EN LA HIPÉRBOLE NEOLIBERAL

fon-1

PDF Creator    Send article as PDF   
Share.

About Author

Investigador y crítico de arte.

Comments are closed.